Una de las responsabilidades primordiales de la verdadera educación consiste en desarrollar una lúcida conciencia social.