Para que la educación toque su objetivo de brindar felicidad y realización a todos, debe transformar la apatía de una vida egocéntrica y desprovista de sentido social, en una consagración a la sociedad conscientemente escogida.