Es necesario hacer de la niñez una época feliz y placentera; pues esos dos sentimientos son el abono de las semillas de los valores en el corazón de los niños.