La educación de los niños y niñas, se resume en el cultivo del corazón humano. Su aprendizaje tiene que moverse del presente infantil de hoy al futuro adulto del mañana. A cada infante hay que conducirlo por el viaje en el tiempo, desarrollando la conciencia de su futuro como humano adulto.