Una mujer debe estar consciente de que las actitudes positivas o negativas de su familia se deben, en gran medida, a su influencia. Si está deprimida, insatisfecha o se comporta de manera brusca, perderá el ímpetu para ser constructiva. Por ejemplo, si algo no le gusta, puede llegar a detestarlo con tanta intensidad que esta emoción puede cegarla si no se cuida. Es su responsabilidad guiar a su familia con optimismo y visión de futuro, y dirigir su atención hacia la sociedad. Considero que éste es un ejemplo práctico de shikishin funi *, que puede transformar drásticamente la manera de ser de su familia. El espejo tiene dos caras, al frente y al revés. Si no posee revés, tampoco podrá tener frente. Pero por mucho que intentemos mirarnos por el revés del espejo, jamás podremos ver nuestro rostro, debemos mirarlo de frente. El frente del espejo representa los puntos fuertes de una persona , el revés representa sus puntos débiles. Tanto el hombre como la mujer poseen puntos fuertes y débiles.

*shikishin funi: Termino japonés que quiere decir “Dos pero no dos”

–“La Familia Creativa” p. 29