¿Cómo debe vivir su vida un ama de casa? En la búsqueda que realiza la mujer en pos de mejores condiciones dentro de la sociedad, no existe tema que tenga mayor importancia. Puede no ser fácil para una mujer casada, preocupada a sus labores hogareñas y por la crianza de sus hijos, contribuir con la sociedad y comprometerse en actividades fuera de casa; quizá no tenga muchas oportunidades para hacerlo. Tal vez quiera trabajar de nuevo, pero la sociedad no le ofrece mucho apoyo. En cierto sentido, el trabajo del hogar, de por sí, es una tarea muy difícil que a veces le hace imposible a la mujer asumir otras responsabilidades. Probablemente sepa lo valiosa que resulta su participación en las actividades comunitarias, pero puede no tener confianza con sus vecinos ni reunir la valentía para acercarse a ellos. Paulatinamente, estas tareas le pueden llegar a parecer más y más problemáticas hasta que, finalmente, puede que llegue a desistir de la idea. Es fácil convertirse en ama de casa, pero una vez que una mujer se adapta a este estilo de vida, le es muy difícil dar un paso fuera del pacífico entorno del hogar.

En cualquier época, las reformas demandan energía. En vez de sentarse y esperar que llegue el cambio, es necesario ser firmes en la creación de una sociedad nueva. Para hacer que el hogar sea más un pabellón abierto a la sociedad que un castillo encerrado, las amas de casa deben desarrollar una nueva conciencia. Sólo después que se manifiesta dicha conciencia puede lograrse la liberación de la mujer.

–“La Familia Creativa” p.23